Gestión 2.0: dirigir mediante el compromiso

Los colaboradoresEn estos días, Netflix ha puesto en línea una presentación sobre la cultura, los valores y los modos de gestión de la empresa. Citada por uno de los participantes en la emisión de Techtoc TV sobre la filosofía 2.0, los asistentes han coincidido en que la mejor forma de avanzar para una empresa era la motivación de sus empleados. Lo que les propongo aquí es ampliar esta reflexión: gestionar mediante la motivación y el compromiso de los colaboradores.

Suscitar la motivación es una palanca importante en el desempeño de una organización. Nadie puede poner en tela de juicio este axioma, por supuesto, porque es mejor tener trabajadores entusiastas que desmotivados. El problema está en ¿cómo mantener el compromiso a pesar de importantes limitaciones externas e internas?

Para que los colegas se impliquen es necesaria ante todo la confianza, pues seguir ciegamente las directivas de sus superiores no resulta reconfortante. Encontramos aquí el título original del libro “Organización 2.0”, de Martin Roulleaux Dugage: “el precio de la confianza”. Esta confianza, más allá del simple eslogan, pasa por tres condiciones:

– permitirle a cada cual que comprenda en qué contribuye
– permitirle a cada cual aportar a la elaboración de soluciones
– permitir la iniciativa y su corolario, el derecho a equivocarse

Hay que velar por el desarrollo de una visión compartida, a fin de que el proyecto sea colectivo y las personas se impliquen. Esto permite que todos tengan una comprensión clara de los desafíos futuros y acepten las necesidades eventuales de evolución. Porque si bien las decisiones provienen de la dirección, son los colaboradores quienes las aplican, lo cual es igualmente esencial. Nos oponemos a una división del trabajo salida del taylorismo, donde cada uno realiza una acción “sin pies ni cabeza” y está desconectado de los objetivos de la empresa. Para funcionar de manera colectiva debo comprender lo que hacen los demás. Así podré descubrir una falla eventual y sugerir mejoras. Por eso, es preciso que cada cual sepa lo que de él se espera. En este sentido, los trabajadores necesitan:

– Ser parte de algo que los motive (visión)
– Darle un sentido a su compromiso (proyecto)
– Desarrollar el sentido de pertenencia (comunidad)
– Saber que su trabajo es reconocido (impacto)

Como pueden ver en estos cuatro puntos está la esencia del trabajo colaborativo en la empresa.

Compartir una visión es importante, poder contribuir con la estrategia en curso es aún más eficaz, porque da a los empleados la posibilidad de comprenderla mejor, al tiempo que se sienten parte decisiva de su realización. Como dijo Confucio:

Dime y olvidaré, muéstrame y tal vez me acordaré, incorpórame y comprenderé.

Si bien es difícil que todos los colegas participen en la elaboración de la estrategia, los dirigentes tienen que saber cuándo consultarlos y darles la palabra (obviamente, si la comunicación es libre y la expresión de cada uno es respetada y organizada de manera regular en lo interno, se gana tiempo y pertinencia).

Después de la estrategia viene lo operacional. En vez de pagar consultores como yo para encontrar soluciones ;-), crear comunidades sobre temas determinados para encontrar soluciones e innovaciones es también un método eficaz (claro, que como necesito ganarme los frijoles, pues bien podría ayudarlos a poner en funcionamiento esas comunidades ;-)). Anteriormente me refería a la iniciativa individual y el derecho a equivocarse, estas comunidades pondrán a prueba nuevos acercamientos a los problemas y de esta manera evolucionarán y harán progresar a la empresa (una especie de modo Beta). Este tipo de prácticas reforzarán la motivación de los colaboradores (y sus vínculos con la empresa) y los implicarán aún más en el éxito de la organización.

Esta gestión mediante el compromiso, más allá de las fórmulas, necesita entonces de:

– una mayor transparencia de parte de la empresa
– un esfuerzo pedagógico y de respeto frente a los empleados
– una gestión menos vertical y más participativa e incluso colaborativa
– un derecho a la iniciativa y el error

Es una gestión absolutamente ganadora. Condiciones de trabajo más atractivas y estimulantes para sus colaboradores y un mejor desempeño para la empresa.

Nota del traductor: En el texto se emplea exclusivamente la palabra “collaborateur”, que para evitar las repeticiones, tan molestas en español, he preferido traducir por sinónimos apropiados como trabajador, colega, empleado…

Traducción del artículo Management 2.0 : manager par l’engagement, de Anthony Poncier

Anuncios

4 comments so far

  1. Boris on

    Carmen, acabo de encontrar esto:
    « El cambio y el paso a la empresa 2.0 no se realizará a menos que la organización cambie sus valores, sus actitudes y su relación de poder y jerarquía. Para que eso ocurra, no se puede contar con la actual ni con la próxima generación de directivos. »
    http://emergenceweb.com/blog/2009/09/capital-humain-arretez-je-nen-peux-plus/
    Lo dicho…

  2. Bitacoras.com on

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En estos días, Netflix ha puesto en línea una presentación sobre la cultura, los valores y los modos de gestión de la empresa. Citada por uno de los participantes en la emisión de Techtoc TV sobre la filosofía 2.0, los asiste…..

  3. Carmen Gerea on

    !Excelente artículo! Creo que dentro de los ingredientes esenciales para llegar a la gestión 2.0 están el cambio de filosofía organizacional, la confianza (confiar en tu colaborador y en sus capacidades) y el derecho de equivocarse (y saber reconocer cuando te estás equivocando). Desafortunadamente a muchas organizaciones les cuesta llegar allí básicamente porque a los gerentes les da miedo de perder el control…

    • leonardocaro on

      Pienso que podría tratarse de un problema generacional. Los mayores crecieron en un sistema que premiaba la exclusividad de la información, el secreto, y estimulaba por tanto el control. Con la filosofía colaborativa que subyace en las redes sociales y la web 2.0 en general, el intercambio y las transparencia parecen naturales a los más jóvenes. Ya se está produciendo el choque de ambas formas de comprender la información –en el más amplio sentido de la palabra. No creo que sea una novedad, sino la repetición de un ciclo lógico en nuestra sociedad moderna.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: